28 marzo 2006

Arthur Conan Doyle

La cabeza del perro












Me arrellano en mi sillón junto a la chimenea donde crepita el fuego, con la copa de coñac en la mano derecha y la izquierda caída descuidadamente, acariciando la cabeza de mi perro...hasta que descubro que no tengo perro.

cuentos, relatos, poemas, sueños y pesadillas literarias

4 comentarios:

Don Arturo de Quilpué. dijo...

Señorita Cosmo, todos sabemos que usted sí tiene perro. Y muy atrevido, por cierto.

LA PLANCHADA PUNTO COM dijo...

muy lindo tu blog señorita cosmo, a aprtir de hoy empesare a verlo a diaria como hago con otros blos amigos, saludos y hasta pronto

Ary dijo...

Jajajaj, y despues me doy cuenta que no tengo cabeza. Una pena.

Fabro dijo...

Excelente, me encantó!