07 marzo 2006

L.A ...P.I.E.D.R.A

Saqué a pasear a mi perro con su collar.
Una mujer jóven y elegante, iba caminando por la calle adelante mío.
Cada tanto se agachaba a mirar cosas en la zanja o en los canteros.
Yo la pasé, y cuando llegué a la esquina me detuve a juntar la mierda.

Entonces, ella se acercó a mi muy despacio y se me quedó mirando.
Pensé que me iba a decir algo sobre mi perro y su caca.
-Me encontré una piedrita y no la puedo tener, ¿La querés?
Y me dió un azulejito chiquito y sin valor.
Le dí las gracias.

Ella se quedó ahí, mirándome mientras yo volvía a mi casa.
La mierda en una mano y la piedrita en la otra.
A veces es azul.
Ahora está al lado del teclado.
He pensado en tirarla, pero me da culpa.
La pongo de dijecito en el collar de mi perro, y los saco a pasear.

Cuentos, relatos, desvaríos literarios, literatura

No hay comentarios.: